Consejos para evitar a Panda, Penguin y otras revisiones del algoritmo de Google

Consejos para evitar a Panda, Penguin y otras revisiones del algoritmo de Google

Consejos para evitar a Panda, Penguin y otras revisiones del algoritmo de GoogleTanto da que os preocupéis activamente del posicionamiento orgánico de vuestra página (SEO) como que os mantengáis ajenos a la obsesión de ganar puestos en búsquedas: las continuas revisiones de los algoritmos del gran buscador os van a afectar activamente. Tanto de manera positiva (ganando tráfico orgánico al haber mejorado las posiciones de vuestras tags) como de la tan desastrosa manera negativa en la que le pondréis dos velas negras a Google por haber lanzado a vuestra página lejos de los puestos en búsquedas de referencia. Sí, las revisiones de los algoritmos para la clasificación del contenido son una auténtica pesadilla de webmasters, profesionales del SEO y de los dueños de negocios volcados en internet. Aunque, por suerte, se puede hacer mucho por no caer en el desastre.

Fiel a sus principios de empresa californiana con ciertos toques de aire hippy, Google le pone nombres curiosos a las revisiones de algoritmo dependiendo de hacia qué objetivos van encaminadas, siendo dos animales los que están en boca de todo webmaster: Panda y Penguin. Google Panda va enfocado a la calidad del contenido, vigilando que éste es original en la página, que resulta atractivo para el usuario, que es natural y que, sobre todo, se mantiene acorde con las búsquedas en las que se ha posicionado y con la temática general de la página web. Por otra parte, Google Penguin focaliza sus esfuerzos en dar al traste con las malas prácticas en posicionamiento (Black Hat SEO), penalizando la falsedad en los vínculos, el SPAM web, fomentando la calidad de los links de sites reconocidos y hundiendo en las páginas de búsqueda a aquellos que han hecho de la repetición exagerada de tags en sus textos una práctica habitual. Lanzados en 2011 y 2012 respectivamente, Google ha ido actualizando los algoritmos con relativa frecuencia, sembrando el caos en la web casi con cada uno de los cambios. Pero ¿cómo protegerse ante ellos?

Consejos para evitar a Panda, Penguin y otras revisiones del algoritmo de Google

No existe la magia en el SEO y nadie os puede asegurar a ciencia cierta que con sus tácticas o servicios vuestra visibilidad en la web mejorará. Una vez tengáis esto claro, hemos de decir que por supuesto que existen maneras probadas de ascender; habiendo quedado muchas de ellas obsoletas debido, precisamente, a la pareja Panda/Penguin. ¿Y cuáles son esas maneras? Las que dicta la lógica y las recomendaciones del propio Google.

El gran buscador busca, valga la redundancia, que el usuario encuentre aquello que desea y que lo haga lo más rápido y eficazmente posible. De ahí que se hayan centrado en optimizar los algoritmos para que el tamiz sea efectivo contra los que no aportan nada a internet, debiendo aplicar la máxima naturalidad al site. Y ésta sí es una palabra mágica: naturalidad.

Consejos para evitar a Panda, Penguin y otras revisiones del algoritmo de Google

Veamos cuáles son las maneras más efectivas de protegerse ante los cambios en los algoritmos de Google.

  • Hay que abandonar la repetición exagerada de las palabras clave en el contenido. Tenedlo claro: por más que repitáis “tienda online” en vuestro site, eso no hará que os posicione mejor dentro de dicha tag. Google ha evolucionado para calcular el contexto al completo de una página, no sólo qué es lo que más se repite.
  • Mayor contenido en texto siempre que se pueda. Está claro que no todas las páginas son iguales, pero debéis procurar que la vuestra tenga el mayor volumen de texto posible. Siempre asegurando su calidad, que sea legible, claro y que realmente aporte valor al usuario. Claves que son las que busca Google.
  • No compréis links: adiós al linkbuilding. Google lo ha dejado claro con Penguin: no quiere que existan negocios paralelos de compraventa de enlaces. Aunque eso no quiere decir que no apoyéis a determinado blog o página si os interesa, claro. Asegurando que el enlace no sea con las tags clavadas (como vamos a ver a continuación) y que se encuentra dentro de un texto largo y de calidad. Además, procurad que sólo os enlacen webs con autoridad (otro de los puntos que añadiremos a continuación).
  • Olvidad los “anchor tex” exactos en los links a las palabras clave que os interesen. Google busca natiralidad, por lo que abandonad esta táctica tan caduca de los viejos SEO. Los enlaces deben ir sobre textos naturales: una frase que indique de qué trata la página que se visita, un “aquí”, “en este enlace”… Linkbuilding justo. Y siempre siguiendo esta norma a rajatabla.
  • Mantened una buena estructura de enlaces internos. Que vuestra web mantenga un tráfico equilibrado internamente con una buena red de “internal links”. Teniendo en cuenta la regla de los anchors text clavados a las palabras clave.
  • Hay que revisar los enlaces entrantes. Ya sabéis que el algoritmo de Google Penguin penaliza al spam web, por lo que debéis revisar todos los enlaces entrantes. En Webmasters tenéis un apartado de alertas que os avisará si existen problemas con los enlaces; además de que disponéis de herramientas mucho más precisas, como ahrefs. No dudéis en pedir que os retiren cualquier enlace que resulte sospechoso o provenga de webs indeseables. Y si no os lo quitan, podéis utilizar la herramienta disavow de Google Webmasters.
  • Que vuestra página tenga mucho movimiento social. Google asocia la calidad de una web a la popularidad que ésta tenga en las redes sociales; por lo que debéis promoverla por Twitter, Facebook, Instagram, YouTube… Y por Google+. Esta última tiene favoritismo, por lo que no es mala idea centrarse un poco en ella.
  • Mudad a un servidor completamente seguro. Este último consejo está un poco en duda, porque aún no se sabe muy bien el alcance en SEO que tiene disponer de una web completamente bajo SSL. Google potencia aquellas webs que son seguras, por lo que redirigir toda vuestra página a “https://” puede ser una buena idea. Siempre dependiendo de vuestra antigüedad y de la cantidad de páginas del site: una mala redirección os puede crear más problemas que ventajas tendría un SSL.

Consejos para evitar a Panda, Penguin y otras revisiones del algoritmo de Google

Como veis, no se trata más que de seguir las directrices de Google. Bueno, no exactamente: se trata de dejarse guiar por el sentido común. Lo cierto es que internet ha empeorado mucho debido a las tácticas SEO “oscuras”, siendo bastante lógico que los buscadores endurezcan las normas para otorgar los primeros puestos. Aunque no es menos cierto que Google no acaba de apretar bien las tuercas de sus algoritmos, llevándose por delante muchas webs inocentes con cada actualización de Panda y Penguin. ¿Ha sido vuestro caso? Esperamos que con estos consejos podáis minimizar esas caídas.

Related Posts

Leave a reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.